Compensadores para boquillas

  • Categoría de la entrada:Blog

Cómo escoger nuestro compensador

En esta nueva entrega de mi blog, me gustaría hablar sobre los protectores de las boquillas, compensadores o parches protectores (tienen muchos nombres), desconocidos para algunos.

En primer lugar, comentar la utilidad de los compensadores para boquillas, ya que muchas veces, si es la primera vez que lo vemos, nos hemos llegado a preguntar, ¿para qué sirve? Pues bien, este artilugio, sirve para proteger de posibles rasguños o marcas que le podamos ocasionar a nuestra boquilla a la hora de tocar con los dientes superiores.

También nos sirve como un buen apoyo para fijar nuestros dientes a la boquilla y tener una buena embocadura a la hora de tocar, ya que el material de las boquillas es resbaladizo y puede resultar incómodo tocar sin compensador. Y en algunos casos, que no nos vibre la cabeza y no nos dé “grima” o “dentera”.

Otro punto que me gustaría comentar es el de, ¿cuándo tenemos que cambiar el compensador? Supongo que eso es cosa de cada uno, pero para tener un buen punto de referencia, sería cuando este se nos rompe y los dientes llegan a la boquilla. Ese sería buen momento para cambiarlo.

Cómo cambiar nuestro compensador

lo primero que tenemos que hacer es despegarlo. Una vez despegado, tenemos que limpiar la boquilla de los restos de pegamento del antiguo compensador y de saliva seca que hay antes de poner nuestro nuevo compensador. Hay quien la limpia con agua hirviendo, con alcohol, etc. Este tipo de procedimientos puede afectar a nuestra boquilla de manera negativa con el tiempo. Mi consejo es limpiarla con un cepillo de dientes que tengamos viejo, por ejemplo, y con agua y jabón limpiamos la boquilla (podéis estar tranquilos que no se va a rayar la boquilla, ya que las cerdas del cepillo arrancaran la saliva seca sin rayar la boquilla). Una vez tengamos limpia nuestra boquilla, sólo queda poner el nuevo compensador. Si no nos atrevemos porque no sabemos hacerlo, lo podemos dejar en manos de nuestro profesor/a.

Cómo elegir el compensador

Hay que decir que hay compensadores de muchas clases y grosores diferentes. Hay gente que te dirá que uno es mejor que otro y te dará sus razones. Pero como casi todo, el compensador tiene que ser una elección personal para nuestra comodidad a la hora de tocar. Lo ideal, para principiantes, podría ser un compensador fino, ya que uno grueso, si no tenemos la suficiente fuerza en los labios, puede permitir que se nos escape el aire con la diferencia de altura entre el compensador y la boquilla.

También dependerá la elección del grosor del compensador de la fuerza que trasmitamos con nuestros dientes a la boquilla. Un compensador grueso, nos puede durar más si solemos apretar mucho los dientes superiores.

Ten cuidado con los materiales

Por último, me gustaría comentar que tenemos que tener cuidado con los materiales que compramos, porque a veces, por ahorrarnos un poco de dinero, podemos adquirir un material no fiable, que al contacto con la saliva y cuando se empiezan a rasgar al contacto con los dientes, pueden ser muy tóxicos. Por eso debemos adquirir los materiales adecuados y de las marcas reconocidas de calidad y que nos recomiendan nuestros profesores o los profesionales del instrumento.

Hay que recordar, que el uso prolongado de un protector puede llegar a dañar la boquilla dejándola marcada y hacer complicado el acople de un nuevo compensador. 

Para saber cómo escoger nuestro compensador, a continuación, voy a hacer una pequeña selección de algunos compensadores para boquillas de las marcas más conocidas:

BG:

La marca Bg dispone de diferentes grosores y tamaños:

Tamaño S: 11s en 0.4 mm y transparente o en 10s con un grosor de 0,8mm en color negro.

Tamaño L: 12L Y 11L transparentes con 0.4mm de grosor o bien en color negro el 10L pero con un grosor de 0.8mm.

VANDOREN:

Disponible en 0.35 mm transparente (los que yo uso) y en 0,8 en color negro.

YAMAHA:

Los compensadores de Yamaha son conocidos por su color anaranjado y su suavidad a la hora de tocar.
Disponen de dos grosores, de 0.8 mm y de 0.5mm.

D’ADDARIO:

Tienen también su versión transparente en 0.35 mm o en Negro con un grosor de 0.8mm.

Si necesitas saber algo sobre mantenimiento y conservación del saxofón, no te pierdas mi anterior post

Deja una respuesta